Si tienes alguna duda, comentario, sugerencia o sencillamente quieres reportar una liga rota, escríbeme a gerardo_lazos@yahoo.com
Las mejores búsquedas de la red... sólo en Google
EQUIPOS DE ALERTAMIENTO SÍSMICO
De Canadá proviene esta invención (QuakeAlert), cuya eficacia es nula en tierras mexicanas
QuakeAlert /
QuakeGuard
Mr.Quake también fue diseñada en el estado de California, E.E.U.U., pero al igual que QuakeAlert/QuakeGuard, ha demostrado poca efectividad de respuesta en movimientos telúricos que han sacudido a la capital mexicana
Mr. Quake
Earthquake
Warning Clock
Basado en el principio del antiguo sismoscopio chino, proviene este ingenio de Taiwán
El sismoscopio chino o jarrón de los dragones, fue el primer detector sísmico en el mundo, obra del matemático chino Hang Cheng
Sistema de
Alerta Sísmica
United States Geologic Survey (USGS)
Los sismos más recientes del mundo, casi en tiempo real,
registrados por la máxima autoridad estadounidense en
materia de sismos

Servicio Sismológico Nacional (SSN)
Los sismos más recientes en México, registrados por el
principal órgano de investigación telúrica en México

Centro Nacional para la Prevención de Desastres (Cenapred)
Monitoreo continuo al volcán Popocatépetl y sus distintos
semáforos de seguridad, así como indundaciones, terremotos
y todo lo relativo a llos desastres naturales en México.

Sistema de Alerta Sísmica (SAS)
Manejado por el Centro de Instrumentación y Registro Sísmico,
es el mecanismo que emite una señal por radio a la Ciudad de
México y el valle de Toluca, con más de 50 segundos de anticipación
a la llegada de un movimiento telúrico peligroso.
Al índice de sismos
Tabla con las activaciones de diversos instrumentos de detección y alarma sísmica, en movimientos telúricos percibidos por la población de la Ciudad de México.
Interesante estudio sobre las diversas reacciones de la población civil y las autoridades, frente al fenómeno de los sismos y las consecuencias resultantes
NotiSismo

Deadly history of earthquakes.- BBC News

Major earthquakes since 1923.- Yahoo! News

Study: Dog can sense earthquakes.- Yahoo! News

Mondo Quake in Pacific Northwest?.- Wired News

Premio Nacional de Protección Civil, pronostica sismo para la ciudad de Puebla.- Libreta de Apuntes Wordpress

Urge ampliar redes de detección sísmica en México.- Ciudadanía Express

El temblor que viene.- El Universal

Gran riesgo de colapso.- El Universal

Students invent anti-earthquake tools.- Global Times

How earthquakes occur.- Click on Detroit

What should you do to prepare for a major quake, before the big one strikes.- East County Magazine

Can all steel buildings withstand an earthquake?.- The Edge Blog

Una mexicana supervisará el monitoreo de red sismológica móvil en Estados Unidos.- La Crónica de Hoy

How some people sleep through an earthquake.- The Times of India

Are you ready for a quake?.- New University

Istambul's buildings not strong enough to withstand earthquake.- Today's Zaman

Let's prepare for an earthquake.- Grandonk Dot Com

Emergency and earthquake preparedness: Create a family disaster plan for first 72 hours after a catastrophe.- EFK

Terremotos silenciosos, una clave para entender los ciclos sísmicos.- El Universal

Cómo se mide hoy en día un terremoto - Noticias de la Ciencia y Tecnología



25° aniversario de los terremotos de 1985

Jacobo Zabludovsky: Es la peor tragedia que he visto.- El Universal

Cómo superar los traumas de un terremoto .- Globbos.com

A 25 años del terremoto, la Ciudad de México se prepara para <<megasimulacro>>.- El Informador

UNAM: El país, sin plan de riesgos ante sismos.- El Universal

Sismo y solidaridad.- El Sol de México

El paso del tiempo aún no borra la tragedia.- La Crónica de Hoy

A 25 años del sismo de 1985.- El Porvenir

Aún vulnerables, 25 años después.- El Universal

Las grandes dudas que aún persisten.- El Universal

Asamblea: México aún es vulnerable.- El Universal

Reporte especial: 25 años del terremoto.- El Universal

Puede evitarse otra tragedia sísmica, confía Protección Civil.- La Jornada

Relajan medidas antisísmicas en el DF, a 25 años del temblor.- El Informador

Persiste una visión anticuada de contruir.- Milenio

México DF, 25 años después del terremoto.- El Mundo

Reporte especial: 25 años del terremoto, la memoria de la ciudad.- El Universal

"No sabemos cuándo va a haber otro sismo".- El Universal

Sismo de 8.1 dañaría 3 mil inmuebles en DF.- Vanguardia

Sufre el país en 2 siglos, 75 sismos de impacto.- El Universal
De manufactura alemana, SOS-Life contiene un radiotransmisor para facilitar la labor de los rescatistas
SOS-Life
Receptor de señales del Sistema de Alerta Sísmica de la Ciudad de México. Se conecta con una antena de UHF para recibir las alertas de sismos generados en la Brecha de Guerrero
La estadounidense y hoy extinta, pero efectivísima QuakeAwake. Todavía se distribuye en el Japón.
QuakeAwake
Quake Alarm


    Los sismos han generado una comprensible preocupación a lo largo de la historia. Muchos mitos y leyendas se han
    creado para explicar su origen. Por lo general, se acusa a los dioses de desatar su furia a través de los
    sacudimientos de la corteza terrestre, que causan destrucción y muerte. Pero también han incentivado la curiosidad
    científica, siempre orientada a lograr un mejor entendimiento de estos fenómenos hasta ahora inevitables e
    impredecibles. Uno de los esfuerzos más notables por lograr un mecanismo  que facilitara el registro de movimientos
    telúricos fue el sismoscopio, instrumento que diseñó el matemático chino Hang Cheng, de la dinastía Han, en el año
    132 de nuestra era. Se trataba de una invención que denunciaba la ocurrencia de un temblor, sin proporcionar
    magnitud, intensidad u otros datos de precisión. Se le conoció como "el jarrón de los dragones", por las 8 cabecitas
    de reptil ígneo que sostenían en sus fauces unas bolitas. Al ocurrir un sismo, una o varias de las esferas caían
    directamente en la boca de las ranas esculpidas en la base del recipiente, anunciando la ocurrencia de un movimiento
    telúrico. Sin embargo, el aparato contenía un mecanismo interior que nunca fue recuperado, ya que el original se
    perdió. Esto constituye la primera base científica que daría pie a otros mecanismos e invenciones, como el
    sismógrafo, que registra las intensidades y las expresa en forma matemática. Posteriormente vendría el
    acelerógrafo. Ya en plena era de la electrónica, otros complementos como los detectores y alarmas sísmicas
    alertarían a los usuarios sobre la llegada o desarrollo de un temblor.

    Hace 25 años, el 19 y 20 de septiembre de 1985, dos grandes terremotos que el USGS de Colorado midió
    originalmente en 8.3 y 7.9 (oficialmente, en México, 8.1 y 7.6 grados de magnitud en la escala de Richter) sacudieron
    la Ciudad de México, creando una devastación que a la fecha preserva sus cicatrices. Sin embargo, pasado el
    tiempo, la sociedad civil no reaccionó de una manera propositiva y participativa como era de esperarse. A diferencia
    de la cultura sísmica que se vive en Japón, en México la conciencia en cuanto a este tipo de fenómenos sigue siendo
    precaria. Cada vez que ocurre un sismo, pareciera que es la primera vez. De ahí la importancia de fomentar una
    cultura de prevención a través de una colaboración mutua de los medios de difusión masiva y las autoridades de
    Protección Civil. Juan Manuel Espinosa Aranda, director general del Centro de Instrumentación y Registro
    Sísmico, apunta que, en enero de 1986, se propuso -a través del CONACyT (Consejo Nacional de Ciencia y
    Tecnología)- un sistema de alerta temprana de sismo para la Ciudad de México, en el estudio "Investigación para
    aprender de los sismos de septiembre 1985 en México".

    A raíz de esto, el 1° de septiembre de 1991 se instauró uno de los esfuerzos mexicanos más importantes en el campo
    de la sismología, el Sistema de Alerta Sísmica (SAS), para salvaguardar las instalaciones estratégicas de la Ciudad
    de México como el Sistema de Transporte Colectivo "Metro", el tren urbano que transporta diariamente a millones
    de capitalinos a través de su cada vez más compleja y  extensa red. Al cabo de unos meses el servicio de alerta
    sísmica se hizo público a través de las estaciones radiofónicas del Distrito Federal y, posteriormente, de la ciudad de
    Toluca, en el Estado de México; también transmiten su señal las dos televisoras gubernamentales en el Valle de
    México: XEIPN-Canal 11 y XEIMT-Canal 22, ya que la televisión privada no quiso participar en el proyecto. Al
    principio, las estaciones de radio fueron equipadas con repetidoras no automatizadas de la señal  generada por los
    sismógrafos instalados en la Brecha de Guerrero para anunciar movimientos telúricos de magnitud 6 ó más; tales
    artefactos serían activados por los propios operadores de las radiodifusoras al recibir la señal. Desde luego, el factor
    humano era decisivo en esta etapa inicial y esto generó buena parte de las fallas que presentó el mecanismo en sus
    primeros años. Con el objeto de corregir el problema, se implantó la automatización completa en las radiodifusoras,
    para no dejar la activación de la señal al criterio de los operadores, pues hubo ocasiones en que conectaban la señal
    hasta con 10 minutos de retraso.

    Durante la "década para la reducción de desastres naturales" (1990-1999), la ONU reconoció la labor de la
    Fundación Javier Barros Sierra, pues México era el único lugar del mundo donde la alerta temprana se ofrecía a los
    habitantes como un servicio público, lo que concedía al Sistema de Alerta Sísmica un lugar privilegiado entre las
    tecnologías mundiales de prevención. Su mérito principal ha sido la contribución activa a la protección de las
    instalaciones estratégicas del Distrito Federal.

    En Estados Unidos se ha adoptó una frecuencia radial denominada All-Hazards Emergency Alert que, a través de
    radios portátiles o fijos de muy bajo costo, permite a las autoridades de cada localidad transmitir señales de alarma y
    boletines de emergencia al público general en las frecuencias asignadas a la NOAA (National Oeanic and
    Atmospheric Administration). Los receptores son económicos, mudos y sólo se activan al captar la señal especial
    de alerta. Anteriormente la tecnología se aplicaba exclusivamente a huracanes y tornados y por tanto se les conocía
    como "Weather Radios" o radios para clima. Sin embargo, ante la creciente necesidad de contar con informaciones
    oportunas sobre la ocurrencia de otro tipo de eventos, su aplicación se extendió para el beneficio comunitario. A
    diferencia de esto, los receptores del SAS no sólo tienen un alto costo de instalación y conllevan una suscripción
    anual, sino que requieren un permiso de instalación, por parte del Gobierno del Distrito Federal, impidiendo así la
    masificación del servicio y, por tanto, la generalización de sus beneficios. Actualmente, el Sistema de Alerta Sísmica
    se encuentra disponible en algunas unidades habitacionales, como El Rosario, en la delegación Azcapotzalco.
    También existen varias empresas que han solicitado el servicio, al igual que algunas instituciones educativas,
    incluyendo la Universidad Iberoamericana (UIA). Con sus cada vez más escasas limitaciones, se le ha calificado
    como un sistema exitoso y ya es estudiado por sismólogos europeos y de otras naciones latinoamericanas. Los
    sistemas de alerta temprana para sismos ya se han instalado en otros países como Japón, Taiwán y Canadá, aunque
    otras naciones como Costa Rica y Nicaragua  tienen planes al respecto. Taiwán fue el primer país del mundo que
    contó con un sistema de este tipo, aunque únicamente da servicio a las instalaciones estratégicas y no al público
    general. Hace pocos años, el Sistema de Alerta Sísmica de Oaxaca (SASO) estableció su servicio en la capital del
    estado de Oaxaca, donde la señal radiada llegaa con 15 ó 20 segundos de anticipación, pues al igual que Guerrero,
    es una de las zonas de alta sismicidad que se ubican en el Pacífico mexicano.

    A principios de los años 90, Banamex distribuyó en sus catálogos de mercaderías unos detectores de sismos, bajo
    la marca QuakeAwake. Este dispositivo electrónico, inventado y patentado por David Elliot Orlinsky y Kenneth D.
    Caillat (del grupo musical Fleetwood Mac) sería el más eficaz de su tipo, comparado con otros del pasado y el
    presente, puesto que no tenía una sensibilidad extrema que confundiera vibraciones de tipo ruido,como las que
    producen los camiones pesados o los sonidos de alto volumen, ni tampoco una sensibilidad tan baja que descartara
    los sismos importantes. Además, funciona muy bien en áreas con subsuelos de características especiales, como el
    de la Ciudad de México, cuyas propiedades fangosas la convierten en un verdadero desafío. Su aspecto físico era el
    de un triángulo plástico en colores marfil o blanco. Diseñada para su instalación en el estado de California,
    QuakeAwake se fabricaba en México. Con su mecanismo, basado en mercurio, al percibir un sismo de 5 grados o
    más, se activa un poderoso sonido. Desafortunadamenter no logró las metas comerciales y la empresa  salió del
    mercado en 1992, aunque justo es reconocer que se trataba de un  magnífico invento y con una exelente calidad de
    respuesta a los movimientos telúricos percibidos en la Ciudad de México. Ese mismo año, mi primera unidad de este
    tipo fue capaz de detectar las ondas P del segundo sismo del 22 de mayo con más de 30 segundos de antelación;
    en esa misma fecha también el SAS anunciaba su primer gran éxito. Sin embargo, ante la imposibilidad de conseguir
    otros de repuesto, me di a la tarea de buscar alguno que lo sustituyera en capacidades. Debo reiterar que su
    desempeño en los sismos importantes ha sido excelente y continúa siéndolo hasta la fecha y a pesar de que ya tiene
    casi 20 años de antigüedad.

    Al cabo de un tiempo, Canadá presentó su propia versión de un detector sísmico, con un precio escandalosamente
    elevado. Llamado inicialmente QuakeAlert en Canadá,  luego se comercializara también bajo el nombre
    QuakeGuard en los mercados internacionales. Este aparato contiene un sensor sísmico de geófono y, como muchos
    aparatos de su tipo, incluye una perilla para ajustar la sensibilidad. En papel, este aparato sería capaz de registrar
    sismos de 5 grados Richter y las ondas P que le anteceden. Sin embargo, no pudo percibir el sismo de 7.2 grados
    que en 1999 se originó en el estado de Oaxaca, causando daños diversos en la Ciudad de México. Tampoco registró
    el sismo de 7.6 grados del  21 de enero de 2003 en Colima. Hasta el 24 de junio de 2010 se activó por vez primera,
    luego de muchos años de silencio. Luego, apareció otra opción en detectores sísmicos caseros llamada Mr. Quake
    que no ha podido detectar sismo alguno hasta la fecha. Sin embargo, resulta un aparato sumamente sensible a  
    vibraciones sonoras, como las que produce un avión que vuela sobre la ciudad o un estornudo estruendoso, pero no a
    los movimientos de un temblor de tierra como se desarrollan en la capital mexicana. Se trata de una invención
    californiana, supuestamente capaz de detectar las ondas P, pero hasta el momento ha demostrado nula efectividad.
    Está equipada con un LED parpadeante para alertamiento visual, para incluir a personas con discapacidad auditiva.
    Al igual que QuakeAwake, ya no se encuentra disponible en el mercado, aunque Mr.Quake desapareció a finales de
    2002.
       
    En Estados Unidos se desarrolló un mecanismo de péndulo, con base en el principio de los sismógrafos. Es muy
    sensible y puede percibir vibraciones superficiales de la tierra de todo tipo, no sólo las relativas a los sismos. Sin
    embargo, Quake Alarm fue dotada con una perilla para regular su sensibilidad y ajustarse a los requerimientos del
    usuario. Desafortunadamente, si un camión pasa y provoca vibraciones de tierra, la alarma comienza a sonar;
    ajustándola a una menor sensibilidad también puede provocar que se descarten algunos movimientos sísmicos
    debido a la inercia tipo momento. Calibrada a una alta sensibilidad, puede detectar ocasionalmente las ondas P, con
    muy pocos segundos de anticipación, pero también el paso de camiones, las vibraciones producidas durante una
    construcción, etc., ya que este aparato no puede descartar el "ruido" de las vibraciones ambientales. Con un principio
    muy similar, de péndulos, EQ Earthquake Alert, de manufactura israelí, y de tamaño voluminoso, es un complejo
    detector sísmico que no requiere calibraciones pues ya viene ajustado de fábrica. Sólo se le inserta la batería, se
    instala sobre un tornillo incluido y se desliza el botón de encendido. El aparato cuenta con luces que se encienden sin
    sonido al detectar vibraciones. Cuando detecta un sismo de más de 5.5 grados de magnitud, el aparato emite un
    sonido característico y enciende sus luces de color naranja.

    Taiwán, uno de los países con mayor número de afectaciones sísmicas, también dio su aportación al mundo de los
    detectores sísmicos caseros con alarma. Basándose en el principio del sismoscopio chino el Earthquake Warning
    Clock taiwanés es un reloj electrónico, equipado con un detector que consiste en una esferita metálica en la cima de
    una saliente. Al moverse el aparato por las vibraciones sísmicas, la bolita cae de su lugar y se precipita a un punto
    inferior donde cerrará un circuito electrónico que activará la alarma. De muy bajo costo, este mecanismo carece de
    las cualidades de detección temprana de las ondas P o primarias con que cuentan algunos otros detectores .
    Únicamente se activaría con macrosismos, aunque todavía no he podido comprobarlo. Ninguna de las unidades
    instaladas ha anunciado sismo alguno hasta la fecha. De manufactura alemana y un precio sumamente elevado, SOS-
    Life también ha sido integrada a la tabla de Registro Sísmico de Activaciones. La innovación de este dispositivo
    es el radiotransmisor para una señal de emergencia que captarían los rescatistas a través de un receptor especial en
    la misma frecuencia. Sería capaz de anunciar -a través de la detección de ondas P- sismos de magnitud 5.3 Richter
    o mayor, o de intensidad VI en la escala de Mercalli. También cuenta con alertamiento visual, a través de poderosos
    LEDs que se iluminarían en color rojo durante un sismo. Durante el sismo de Colima, del pasado 21 de enero, la
    magnitud alacanzada fue de 7.6 Richter y la intensidad en la Ciudad de México fue de VII en la escala de Mercalli y
    aun así, la SOS-Life permaneció en silencio, como lo ha hecho hasta la fecha. Otro detector sísmico es el
    Earthquake Sensor, de Taiwán, cuyas capacidades no incluyen la detección de ondas primarias (P). Sin embargo
    está equipada con un juego de poderosas luces rojas para alertar a los consumidores con problemas auditivos, así
    como un ingenioso sistema mecánico muy simple en su base que, aparentemente, le concede una gran sensibilidad.

    Earthquake Alert se suma a la competencia de las alarmas. Se trata de una unidad que ofrece muchas opciones  
    de gran conveniencia, incluyendo alertamiento visual y auditivo, que incluye poderosas luces LED de color rojo cuando
    detecta un terremoto. Igualmente, avisa con una luz amarilla cuando la batería agotó su vida útil.. Su instalación es de
    lo más sencillo ya que incluye un nivel, por lo cual, las complicadas calibraciones no se requieren. Su aspecto físico
    también es más interesante que el de cualquier otro detector sísmico,

              SISMO DEL 7 DE OCTUBRE DE 2001

    Durante el sismo ocurrido el  7 de octubre de 2001, de 5.8 grados Richter, con epicentro en el puerto de Acapulco, se
    activó el Sistema de Alerta Sísmica y emitió su señal a través de las estaciones de radio de la Ciudad de México y
    las dos televisoras gubernamentales: XEIPN, (Once TV) y XEIMT, (Canal 22), alertando a la población con
    prácticamente un minuto de anticipación; esto es, rebasando ampliamente sus propias expectativas de 50 segundos
    de antelación. Posteriormente, cuando fue humanamente perceptible, se disparó Quake Alarm en forma ténue, para
    ir subiendo gradualmente el volumen. A los pocos segundos funcionó la antigua QuakeAwake. El resto de los
    detectores sísmicos permanecieron en silencio absoluto.
               
            SISMO DEL 18 DE ABRIL DE 2002

    En la madrugada del 18 de abril de 2002, a las 00:02 horas, un movimiento telúrico de 6.2 grados Richter, con
    epicentro en las costas de Guerrero, llegó a la Ciudad de México con intensidad suficiente para ser percibido por la
    mayoría de la población. Tanto QuakeAwake como Quake Alarm tuvieron la sensibilidad necesaria para anunciar el
    movimiento de tierra. El sismo no fue advertido por el SAS, por  haberse originado en una zona fuera de la Brecha de
    Guerrero.

    Con el objeto de mitigar las pérdidas humanas y los daños materiales en el territorio mexicano, el expresidente
    Vicente Fox inauguró la Red Sísmica Mexicana, para que los 3 principales organismos del país, dedicados al
    estudio y registro de los movimientos telúricos, compartieran información en un esfuerzo conjunto: Servicio
    Sismológico Nacional (SSN), Centro Nacional para la Prevención de Desastres (Cenapred) y la Fundación
    Javier Barros Sierra, que se encarga de la operación del Sistema de Alerta Sísmica, a través del CIRES-Centro
    de Instrumentación y Registro Sísmico. Igualmente, se anunció un nuevo programa de Protección Civil,
    denominado Programa Preventivo Integral para Sismos (Pre-Sismo), cuyos lineamientos nunca se definieron y,
    aparentemente, sólo quedó en papel (2010). Durante el terremoto del 21 de enero de 2003, no se mencionó el papel
    del Pre-Sismo y las entidades de estudios geolgógicos y telúricos aparentemente continuaron trabajando por
    separado. Tampoco se puede concebir la eficacia de un Pre-Sismo que surge sólo semanas después de que la
    administración de Vicente Fox decidiera recortar el presupuesto de algunos organismos clave, como el Servicio
    Sismológico Nacional, ya que la protección civil no pareció tener una prioridad dentro de su gobierno y fue objeto de
    grandes escándalos de corrupción, involucrando en las investigaciones a funcionarios públicos como Carmen
    Segura, luego de los huracanes que afectaron gravemente al estado de Veracruz en el año 2005.

             SISMO DEL 21 DE ENERO DE 2003

    Con epicentro en las costas de Colima y una magnitud Richter de 7.6 grados (7.8, según las mediciones en Golden,
    Colorado), este sismo ocurrido a las 20:07 horas, es el más grande de los últimos años. Fue sentido con fuerza en
    Zacatecas, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Guanajuato, Distrito Federal, Estado de México, Tlaxcala, Puebla, Guerrero,
    Veracruz y Oaxaca. Desafortunadamente, las condiciones de pobreza del país y la falta de una cultura de prevención,
    ocasionaron la muerte de más de 30 personas en diversas entidades federativas, así como la destrucción de más de
    10 mil casas en los estados de Colima, Jalisco y Michoacán. Quake Alarm y QuakeAwake fueron capaces de
    detectar las ondas P unos 3 ó 4 segundos antes de que el movimiento fuera perceptible en el Distrito Federal. No
    obstante la distancia (unos 659 kilómetros entre la Ciudad de México y Colima), el sismo llegó con suficiente fuerza
    para provocar la caída de algunas bardas y daños leves en edificios del Distrito Federal, principalmente su
    mampostería. El Sistema de Alerta Sísmica no se activó debido a que el epicentro se localizó fuera de la Brecha de
    Guerrero.

             ¿EL FUTURO DEL ALERTAMIENTO TEMPRANO, YA ESTÁ AQUÍ?

    El New York Times publicó el viernes 2 de mayo de 2003, un artículo muy importante que puede determinar el futuro
    de los sistemas de alertamiento temprano, como los conocemos hoy día. En el diario Science, los doctores Richard
    Allen y Hiroo Kanamori, profesores de geofísica, han descrito un algoritmo de cómputo que analiza los datos
    acumulados por 150 sensores colocados en el sur de California y que continuamente se reciben en el Caltech-
    California Institute of Technology. La idea de los doctores Allen y Kanamori, sería construir un sistema de
    alertamiento temprano similar al que tenemos en las ciudades de México y Oaxaca; es decir, una combinación de
    público general e instalaciones estratégicas tendrían acceso a las notificaciones que se darían por vía de este
    software.

    El sistema estaría basado en la detección de ondas P, que viajan más rápido que las destructivas ondas S, para
    luego hacer un cálculo inmediato de la magnitud del fenómeno y emitir o no una alerta. De acuerdo con sus cálculos, si
    el epicentro se ubica a 56 km, se podrá generar una alerta con 15 segundos de anticipación.

    Uno de los usos prácticos que estos científicos prevén, es la incorporación del sistema a nuevos edificios inteligentes,
    que responderían ante la llegada de una alerta, por ejemplo, enviando los elevadores al piso más cercano y abriendo
    las puertas para que la gente no quede atrapada. Si esta tecnología es aplicada por el SAS, en México, los resultados
    podrían ser mucho mejores que los alcanzados hasta ahora, pues la determinación de las magnitudes no ha sido
    completamente certera.

             SISMOS DEL 1 DE ENERO DE 2004

    México arrancó el año con un movimiento telúrico importante y sus consiguientes réplicas. Se trata de un temblor que,
    según el Servicio Sismológico Nacional, habría alcanzado los 6.3 grados en la escala de Richter. Con epicentro a 20
    km de las costas del balneario de Zihuatanejo, este sismo causó gran sobresalto entre los habitantes del puerto de
    Acapulco y los residentes de la Ciudad de México, muchos de los cuales salieron a las calles despavoridos. A pesar
    de haberse localizado frente a las costas de Guerrero, el Sistema de Alerta Sísmica lo evaluó como un movimiento
    telúrico menor que no requería el envío de la señal alguna. A raíz de esta nueva omisión, se ha propuesto una revisión
    exhaustiva del sistema, de acuerdo con informaciones de El Universal. Por su parte, las alarmas electrónicas
    domésticas que funcionaron sin problema alguno al iniciar el sismo de las 17:38 y su réplica mayor a las 18:00 fueron
    QuakeAwake (Estados Unidos), Quake Alarm (Estados Unidos) y EarthQuake Alert (Israel).

             TELEVISA- LOS REPORTEROS: "Dios nos agarre confesados"

    El 20 de abril de 2004, el noticiario de Joaquín López Dóriga que se transmite por XEWTV, el Canal de las
    Estrellas, de Televisa, presentó en su programa Los Reporteros, un trabajo titulado "Dios nos agarre confesados",
    en torno al estado actual de la protección civil en México y los sismos. Se tocaron puntos importantes, como la
    creación y el desarrollo del Sistema de Alerta Sísmica, el nacimiento de Protección Civil en México, a raíz de los
    terremotos de 1985. Pero más importante que todo eso, se tocó un punto crucial: La conciencia sísmica en el país -y
    especialmente en la Ciudad de México- ha ido difuminándose a tal punto que no es del interés de la ciudadanía ni de
    las autoridades. Y para muestra están las decenas de edificios apuntalados con polines de madera; construcciones
    viejísimas, casi a punto de derrumbarse, sin mantenimiento alguno y, peor aun, habitadas. Lo cierto es que, a pesar
    de ser este país uno de los más activos sísmicamente, la gente prefiere cobijarse a la sombra de la negación y la
    indiferencia. La prevención no está en el vocabulario cotidiano. Por otra parte hemos llegado a un punto de quietud
    sísmica, el momento más peligroso en las áreas proclives a la actividad telúrica. Un gran sismo en la Ciudad de
    México es eminente y la nula conciencia de ello en la sociedad mexicana tendrá un precio muy elevado, mucho más
    que cualquier crisis política que atraviese la nación. La red sismológica que conectaría a entidades gubernamentales
    y privadas en caso de un terremoto, está lista, pero no instalada; nadie le da la importancia que esto tiene. Luego
    vendrán las lamentaciones, como ya ocurrió en el 1985.

             SISMO DEL 14 DE JUNIO DE 2004

    Con epicentro en Pinotepa Nacional, Oaxaca, este sismo de magnitud 5.8 grados en la escala de Richter fue sentido
    con gran intensidad en vastas zonas del Distrito Federal. Hubo numerosas evacuaciones de edificios públicos y
    privados, entre los que se destacan las torres de Pémex y Mexicana de Aviación, así como el World Trade Center
    que, por su altura, representan un importante desafío estructural. El detalle más sobresaliente de este movimiento
    telúrico es que se produjo en horario laboral, a las 17:54 horas. También se caracterizó por su longitud en tiempo, que
    sobrepasó los dos minutos en zonas fangosas, por efecto de la amplificación de las ondas sísmicas. Se percibió en
    pronunciada forma oscilatoria, como si se estuviera sobre agua. Debido a la baja presencia de ondas verticales,
    algunas alarmas no funcionaron adecuadamente. Se activaron oportunamente QuakeAwake, Quake Alarm y
    EarthQuake Alert. En Oaxaca funcionó el Sistema de Alerta Sísmica, que avisó a la población de la capital del
    estado con 20 segundos de anticipación, vía las estaciones de radio.

             TERREMOTO DE 9 GRADOS EN SUMATRA

    El 26 de diciembre de 2004, un terremoto de 9 grados en la escala de Richter -con epicentro a 160 kilómetros de las
    costas de Sumatra- provocó olas de 10 metros de altura, conocidas como tsunamis, que arrasaron las costas de
    varios países asiáticos, como la India, Tailandia, las Islas Maldivas, Sri Lanka, entre otros, dejando más de 288,000
    muertos en toda la región como consecuencia del terremoto y los tsunamis que le siguieron. Apenas en julio del
    mismo año se había propuesto la construcción de un Sistema de Alerta Temprana para Tsunamis, mismo que no
    logró el consenso de los países hoy afectados. Esto deja una lección muy clara al mundo sobre la necesidad de tomar
    con seriedad la protección civil y no considerarla como un simple aparato burocrático de tipo "elefante blanco". En el
    año 2002, el gobierno mexicano, de Vicente Fox, decidió recortar el presupuesto asignado a diversos institutos de
    sismología y geofísica, por no estimarlos suficientemente importantes dentro de la estrategia de su gobierno. Hemos
    visto una tragedia de terribles proporciones, que nos recuerda que el compromiso en la buena administración de un
    mandatario no debe guardar fondos para las "galas presidenciales" mientras se descuidan áreas de mayor impacto.

    Por lo pronto, hoy tenemos en México un Sistema de Alerta Sísmica que ha sido afectado por las reducciones
    presupuestarias, que debería ser  multiestatal y contar con el apoyo para expandir sus áreas de vigilancia y
    alertamiento temprano. En vez de de ello, el gobierno de Vicente Fox solamente anunció la adquisición de un seguro
    para cubrir cualquier destrucción derivada de estos fenómenos naturales. Y aun cuando esto no hubiera sido una
    simple "promesa de campaña" en pleno gobierno, ¿las vidas humanas no valen la pena como para tratar de cuidarlas
    por medio de la prevención? Justo es decir que la nueva administración, de Felipe Calderón, tampoco se ha tomado
    el asunto en serio, pese a que tan sólo en el año 2010 se generaron terremotos devastadores tan sólo durante los
    primeros meses, afectando seriamente a Haití, Chile, Taiwán, Turquía y China. En el caso de los gobiernos locales de
    Andrés Manuel López Obrador, antes, y Marcelo Ebrard Casaubón, después, tampoco se comprometieron gran cosa
    con el desarrollo de este sistema de alertamiento temprano cuya eficacia podría salvar decenas de miles de vidas.

             SISMO DEL 13 DE ABRIL DE 2007

    El viernes 13 de abril de 2007, a las 00:42:42, horas llegó la señal del Sistema de Alerta Sísmica para difundirse
    públicamente a través de las radiodifusoras y televisoras afiliadas, lo que constituye otro contundente éxito de este
    servicio público. Con una magnitud calculada localmente en 6.3° Richter, el sismo fue percibido ampliamente en la
    Ciudad de México. Habitantes de la colonia Roma, del Centro Histórico y de la zona de Tlaltelolco evacuaron casas y
    edificios. En Acapulco, los huéspedes de los grandes hoteles abandonaron sus habitaciones, mientras que los
    ubicados a lo largo del Paseo de la Reforma, en la Ciudad de México, desalojaron a sus clientes hasta con 15
    minutos de retraso. En el Distrito Federal se registraron algunos derrumbes de bardas y techos, principalmente en las
    avejentadas vecindades que ya habían quedado afectadas desde 1985. En total, resultaron afectados 23 edificios.
    Con respecto a la información, las radiodifusoras de AM tuvieron una extensa cobertura noticiosa, además de que
    muchas de ellas habían transmitido -como afiliadas- la señal del Sistema de Alerta Sísmica que, en esta ocasión,
    fue escuchada por mucha gente. En el caso de la televisión, nuevamente el Canal 11 (Once TV) fue la única emisora
    que difundió la señal del SAS. Sin embargo, solamente una televisora  ofreció información luego del movimiento
    telúrico y fue CNN en Español, en la televisión por cable y Sky México. El interés expresado en foros como el del
    periódico El Universal se centra ahora en una mayor disponibilidad del Sistema de Alerta Sísmica, por medio de
    sirenas colocadas en calles y avenidas de la Ciudad de México, ya que mucha gente se quedó sin escucharla ya sea
    por estar sintonizando un canal de radio o TV no afiliado o por haber estado durmiendo. El sismo también fue
    percibido con fuerza en la cercana ciudad de Cuernavaca, en el estado de Morelos. En el caso de las alarmas para
    uso doméstico, nuevamente los resultados fueron similares a ocasiones anteriores: Quake Alarm, EarthQuake Alert
    y QuakeAwake anunciaron el movimiento sísmico en progreso. El resto de las alarmas permanecieron en silencio,
    como se manifiesta en la tabla de activaciones.

             SISMO DEL 06 DE NOVIEMBRE DE 2007

    Poco menos de un minuto antes de las 00:34 horas del martes 06 de noviembre de 2007, la señal del Sistema de
    Alerta Sísmica se difundía por  estaciones de radio y televisión gubernamental en la capital mexicana y la ciudad de
    Toluca, al tiempo que las sirenas colocadas en algunas dependencias gubernamentales, entidades privadas y
    unidades habitacionales hacían lo suyo con el mensaje. El sismo no llegó con gran fuerza a la Ciudad de México. Fue
    pequeño pero violento, con unas pocas sacudidas cortas y rápidas que dificilmente llegarían a despertar a alguien. En
    el puerto de Acapulco, el movimiento fue mucho más virulento, pero no causó víctimas ni daños materiales.

             19 DE SEPTIEMBRE DE 2008

    Como cada año, el 19 de septiembre de 2008 no fue la excepción. En el marco de los eventos conmemorativos de la
    tragedia que sacudió al país entero y la Ciudad de México, en particular, se llevó a cabo un megasimulacro, no sólo en
    el Distrito Federal, sino en varias entidades federativas de la nación mexicana, incluyendo Baja California y
    Michoacán. Esto también fue acompañado por el anuncio fátuo sobre la instalación de las llamadas "columnas
    sísmicas", que serían postes de unos 3 metros de altura con altavoces para difundir directamente la señal del
    Sistema de Alerta Sísmica. Igualmente, se anunciaba en el periódico Excélsior que se incorporaría la tecnología de
    los Weather Radios, bajo las frecuencias NOAA. Anteriormente, durante el Simposio de Sismología del 2005,  se
    prometió la interconexión de los Sistemas de Alerta Sísmica de Guerrero y de Oaxaca. Hasta ahora, no ha ocurrido
    tal. Pareciera que el 19 de septiembre se ha convertido en un día para remembranzas y  promesas sin sustento.
    Desde el año 2009, los weather radios funcionan para ofrecer la señal del SAS a la población de la Ciudad de
    México. Durante el año 2010 las llamadas "columnas sísmicas" han empezado a verse en distintos puntos de la
    urbe; son postes color gris -ligeramente metálico- con altavoces en la parte superior y una caja blanca (el receptor del
    SAS) en medio.

             SISMO DEL 27 DE MARZO DE 2009

    Con epicentro en las costas de Guerrero, en una zona cercana al municipio de Coyuca de Benítez, se originó un
    sismo con magnitud 5.3 en la escala de Richter. Fue percibido por mucha gente en el Distrito Federal, pese al hecho
    de que tuvo lugar a las 02:48 horas. El Sistema de Alerta Sísmica lo detectó y envió una señal preventiva, puesto
    que no sobrepasó los 6 grados en la escala de Richter.

             SISMO DEL 27 DE ABRIL DE 2009

    Poco después de las 11 de la mañana, las costas de Guerrero fueron nuevamente el origen de un nuevo sismo que
    afectó a la Ciudad de México un mes después del anterior. En esta ocasión se produjeron daños materiales en
    algunos poblados del estado de Guerrero, así como en el Distrito Federal. En Guerrero hubo derrumbes de casas,
    mientras en la Ciudad de México cayó un árbol, un poste, hubo cuarteaduras en unos 14 edificios. El Sistema de
    Alerta Sísmica emitió su señal Preventiva a las instalaciones estratégicas de la metrópolis, pues no rebasó los 6
    grados en la escala de Richter, alcanzando únicamente los 5.7. En cuanto a los dispositivos electrónicos,
    QuakeAwake, Quake Alarm y EarthQuake Alert lo detectaron cuando ya era humanamente perceptible.

             SISMO DEL 22 DE MAYO DE 2009

    Nuevamente, casi un mes después, el estado de Puebla sería el punto epicentral de un sismo que también afectó a la
    Ciudad de México. No se registraron daños materiales, pero se sintió en todo el Distrito Federal y la zona conurbada,
    debido a que se trató de un sismo cortical o continental, es decir, fuera de las placas tectónicas oceánicas y dentro de
    tierra firme. Esto, más la cercanía geográfica con el estado de Puebla, provocó que fuera perceptible en zonas como
    Las Lomas de Chapultepec y Ecatepec, donde casi no se sienten los movimientos telúricos. Con 5.7 grados en la
    escala de Richter el temblor de tierra sacudió la Ciudad de México poco después de las 14:20 horas. Los
    movimientos fueron cortos y violentos y miles de personas salieron a las calles. El Sistema de Alerta Sísmica no
    pudo anunciarlo debido a que el epicentro no se ubicó en la Brecha de Guerrero. QuakeAwake, Quake Alarm y
    EarthQuake Alert lo detectaron cuando fue humanamente perceptible. Ninguna otra alarma electrónica fue capaz de
    registrarlo. Hubo cuarteaduras de casas en el estado de Hidalgo.

             SISMO DEL 8 DE FEBRERO DE 2010

    Con epicentro en el estado de Oaxaca, el sismo de magnitud 5.9 llegó sumamente debilitado a la Ciudad de México,
    donde muy pocas personas lo percibieron, aun cuando ocurrió dentro del horario laboral. Empero, hubo evacuaciones
    de edificios en algunas zonas del centro histórico, así como en el distrito financiero de Santa Fe. No fue anunciado por
    el Sistema de Alerta Sísmica, ya que su epicentro se localizó fuera de la Brecha de Guerrero, y las alarmas
    electrónicas tampoco pudieron anunciarlo.

             SISMO DEL 25 DE MAYO DE 2010

    Con epicentro en las costas de Guerrero, el sismo de magnitud 5.0 generó una alerta preventiva por parte del
    Sistema de Alerta Sísmica, que fue escuchada en instalaciones estratégicas del Distrito Federal. Sin embargo, el
    sismo llegó prácticamente imperceptible a la capital mexicana. Aunque a mí me pareció una buena oportunidad para
    realizar un simulacro, algunas personas expresaron malestar por el resultado de esta alerta, incluyendo personajes tan
    influyentes en el medio de la sismología mexicana como Shri Krishna Singh, que señalaron, entre otras cosas, la
    falta de cobertura del SAS y la necesidad de recalcular su algoritmo con respecto a las posibles acelaraciones del
    suelo de la Ciudad de México, en vez de la magnitud per sé.

    Sin embargo, quedaría la duda sobre su factibilidad técnica, puesto que un cálculo como el que sugiere Krishna
    Singh implicaría una sustancial pérdida de tiempo que bien puede aprovecharse para un alertamiento temprano aun
    cuando el sismo no llegue con aceleraciones importantes, de manera tal que sirva también como simulacro para el
    próximo terremoto. En este caso, ninguna de las alarmas electrónicas pudo detectar este temblor de tierra. Algunos
    días después, apareció publicado en la sección Kiosko, del periódico El Universal, un sendo reportaje sobre los
    sismos en México, donde Carlos Valdés, director del Servicio Sismológico Nacional, concede todo su respaldo al
    Sistema de Alerta Sísmica, al que se refiere como lo que es, un mecanismo indispensable en la protección civil para
    la Ciudad de México, que sería vulnerada gravemente ante la ocurrencia de un terremoto originado en la Brecha de
    Guerrero.

              DUCK AND COVER

    La Cruz Roja Internacional ha determinado, desde hace varios años, que la técnica más efectiva para
    autoprotección sísmica en diversos inmuebles, como escuelas, es la versión moderna del cincuentero "duck and
    cover", pero ahora denominado "drop, cover and hold on" o agacharse, cubrirse [bajo el escritorio o una mesa] y
    esperar.

    En diversos momentos, la Cruz Roja y otros organismos internacionales han descalificado por completo otras
    propuestas, como la de una turbia entidad denominada ARTI-American Rescue Team International que propone el
    "triángulo de la vida" y que para la Cruz Roja en realidad es de la muerte, ya que los materiales de muchas
    construcciones potencian la peligrosidad de esta técnica altamente cuestionable. Doug Copp, cabeza de dicho
    organismo, también ha sido señalado como arribista por la Cruz Roja en diversos momentos, incluyendo una
    aparición "espontánea" durante el terremoto de Haití.

    El 21 de octubre de 2010, nuevamente se llevará a cabo un megasimulacro, el Great California ShakeOut, en
    Estados Unidos, donde la recomendación de la Cruz Roja sigue siendo agacharse, cubrirse y esperar como práctica
    personal ante la ocurrencia de un terremoto.

             SISMO DEL 24 DE JUNIO DE 2010

    Con una intensidad considerable, el sismo de magnitud 6.4 con epicentro en las costas de Oaxaca a las 02:22 horas,
    causó zozobra en diversos sectores de la Ciudad de México. En algunas zonas del estado de Oaxaca, el movimiento
    telúrico fue imperceptible. No hay reportes de daños en la Ciudad de México, aunque numerosos edificios y casas
    fueron evacuados por sus moradores.

    Ya que el movimiento telúrico provino de una zona distinta a la Brecha de Guerrero, el SAS de la Ciudad de México
    no activó su señal. Empero, el Sistema de Alerta Sísmica de Oaxaca no se activó en los altoparlantes ubicados en
    lugares públicos, aunque el SAS asegura que la señal se transmitió correctamente a través de las estaciones de radio
    y televisión afiliadas. En un comunicado del CIRES se asegura que, de interconectarse el SASO con el SAS, se
    obtendría una ventaja de más de 80 segundos en el caso de los sismos originados en las costas de Oaxaca.

    Como una  sorpresa, 18 años después de haber sido instalada, QuakeAwake fue el primer detector sísmico que
    disparó su mecanismo de alarma, seguido de Quake Alarm, EarthQuake Alert y, por primera vez -luego de muchos
    años de silencio- la canadiense QuakeAlert se activó. Eso sí, cabe apuntar que ninguna fue capaz de registrar las
    ondas P, toda vez que me percaté del sismo antes que se disparara incluso QuakeAwake ya que el inmueble
    produjo un sonido, como crujido, poniéndome en alerta frente a la posibilidad de un sismo. Buscaba una
    comprobación física, cuando comencé a sentir las sacudidas rápidas y violentas del piso y empezaron a dispararse
    las alarmas en cadena. Como un dato interesante, se escucharon los ladridos de los perros durante el sismo, cosa
    que no es frecuente en la Ciudad de México.

    Es importante señalar que en esta ocasión y debido a que la CFE ha comenzado a actualizar la red eléctrica, que se
    había avejentado a lo largo de las décadas en las irresponsables manos del SME, no hubo apagones en la mayor
    parte de la Ciudad de México. Algunos sectores que no tenían energía eléctrica antes del movimiento telúrico,
    empero. La telefonía fija de redes como Telmex y Axtel no presentó caídas durante o después del sismo. Según
    reportes noticiosos, las redes celulares también se mantuvieron sin cortes en el servicio. En el plano de la televisión,
    solamente el canal de suscripción FOROtv -propiedad de Televisa- mostró interés en reportar el acontecimiento,
    interrumpiendo su programación habitual para reportar en vivo, a diferencia de los canales de noticias Milenio TV,
    Telefórmula o CNN en Español que no emitieron notas periodísticas al respecto. La televisión abierta en la Ciudad
    de México tampoco cubrió el tema y continuaron con sus emisiones de infomerciales y repeticiones. Una vez más, la
    radio -medio más comprometido- hizo el trabajo que la televisión no quiso.

               25 AÑOS

    El 19 de septiembre de 2010, el terremoto de magnitud 8.1 que azotó a la Ciudad de México y que provocó
    cuantiosos daños en ciudades de otras entidades como Lázaro Cárdenas, en Michoacán; Ciudad Guzmán, en Jalisco
    y la capital de Colima, cumplió 25 años. Eventos simbólicos, simulacros con mediana participación y una bandera a
    media asta marcaron las conmemoraciones de ese día.

    Sin embargo, la promesa más importante la hizo el alcalde de la Ciudad de México, quien aseguró que de 34
    planteles escolares que hoy cuentan con el Sistema de Alerta Sísmica del CIRES, el servicio se llevará a 3,000
    planteles públicos, lo que llevaría a un mayor aprovechamiento de los 60 segundos de ventaja que ofrece actualmente.

    También se anunció la creación del Instituto de Seguridad Estructural que verificará el cumplimiento del reglamento de
    construcción en la Ciudad de México.

               SISMO DEL 5 DE MAYO DE 2011

    El 5 de mayo de 2011, un sismo continental o de corteza se produjo en el área de Ometepec, en el Estado de
    Guerrero. Con una magnitud de 5.5, el sismo logró un nuevo éxito del Sistema de Alerta Sísmica, que envió su aviso
    público, con un minuto de anticipación a la llegada del movimiento telúrico. A la llegada del sismo se activaron
    dispositivos como Quake Alarm (EE.UU), la nueva Earthquake Alert (Taiwán) y EQ EarthQuake Alert (Israel). El
    sismo fue percibido con mayor intensidad en la zona sur de la capital mexicana. El sistema de alertamiento sísmico
    que Elías Morelo Brizuela, director de Protección Civil, no funcionó. Elías Moreno, también ha confundido últimamente
    los términos del Sistema de Alerta Sísmica de la Ciudad de México, denominando "intermitente" (se enciende y se
    apaga) a la alerta preventiva, y "constante" (no deja de funcionar) a la alerta pública. Sin embargo, el gobierno del
    Distrito Federal se ha comprometido a ampliar el área de cobertura de los sensores del Sistema de Alerta Sísmica,
    para interconectarla -finalmente- con el SASO de Oaxaca y nuevos sensores a lo largo de la costa michoacana.

          AMPLIACIÓN DE LA COBERTURA DEL SISTEMA DE ALERTA SÍSMICA

         El 19 de septiembre de 2011, en conmemoración de los terremotos de 1985, el Sistema de Alerta Sísmica
         anunció que, finalmente, se le había autorizado un presupuesto de 280 millones de pesos para su programa de
         expansión a otros estados de la República. Con este dinero, se sumarían 62 nuevos sensores ubicados en la franja    
         de Guerrero que no está cubierta actualmente, así como Michoacán, Colima, Jalisco, Puebla y el Estado de México.
         Posteriormente, se instalarán sensores en los estados de Chiapas, Veracruz y la zona de Oaxaca que no es
         monitoreada por el SASO. Actualmente, el SAS cuenta con 15 "estaciones sensoras de campo" en el estado de
         Guerrero y 37 en Oaxaca.

     SISMO DEL 10 DE DICIEMBRE DE 2011

    Trece minutos antes de las 20:00 horas, los habitantes de la Ciudad de México y los estados de Guerrero, Michoacán,
    Morelos, Puebla, México, Jalisco, Hidalgo, Oaxaca, Veracruz y Guanajuato, fueron sorprendidos por un movimiento
    telúrico originado en el área de Zumpango, en el estado de Guerrero. Se trató de un sismo continental o de corteza,
    por lo que el Sistema de Alerta Sísmica no emitió su tradicional advertencia pública con 60 segundos de antelación.
    De acuerdo con las mediciones del USGS de Estados Unidos, el terremoto alcanzó una magnitud de 6.8; sin
    embargo, el Servicio Sismológico Nacional que se basó incialmente en esos números, terminó reduciéndolo a 6.5
    en la escala de Momento. Debido a las características del fenómeno (epicentro continental, poca profundidad y poca
    distancia con la capital mexicana) el sismo conservó  sus componentes vertical y horizontal en el Distito Federal, por
    lo que pudo percibirse lo que anteriormente se denominaba "movimiento trepidatorio" en numerosas áreas de la
    capital mexicana, desde la colonia Roma hasta Cuajimalpa. El sismo fue capaz de derribar mercaderías exhibidas en
    los anaqueles de los supermercados. Un edificio en la colonia Doctores quedó reclinado sobre otro, mientras que
    hubo derrumbe de bardas en tres zonas de la capital mexicana. En Guerrero hubo tres decesos, en tanto que más de
    300 edificaciones resultaron afectadas. Denominado como "el sismo más grande del año" por el alcalde de la Ciudad
    de México, Marcelo Ebrard, el fenómeno exhibió la falta de personal en el Servicio Sismológico Nacional que durante
    largo tiempo hubo de relegar la información a los datos provenientes del Serbicio Geológico de los Estados Unidos.
    El Sistema de Alerta Sísmica emitió su señal preventiva unos 10 segundos tras haber comenzado el terremoto y, a
    pesar de haber rebasado los 6 grados, únicamente se emitió como Alerta Preventiva. Hubo congestionamiento de
    líneas celulares como Telcel y Iusacell, así como en la red Telmex de la capital mexicana. La telefónica Axtel, con
    menor densidad, no presentó problemas. Por otra parte, más de 30 colonias se quedaron sin suministro eléctrico, por
    estallamientos de transformadores. En algunas zonas, hubo agrietamiento del pavimento de las calles. Salvo algunas
    fugas de agua, la red hidráulica y de gas natural no mostraron desperfectos. Por primera vez, muchas de las alarmas
    que habían permanecido silenciosas con los sismos del pasado -principalmente lo de origen costero- se activaron, lo
    cual demuestra la intensidad de las aceleraciones. En la escala japonesa, la unidad GeoGraph exhibió Shindo 3.1
    en su registro de intensidad de aceleraciones. Nuevamente, las primeras en reaccionar fueron Earthquake Alert
    (Taiwán) , Quake Alarm (EE.UU), EQ Earthquake Alert (Israel) y QuakeAwake (EE.UU), pero también funcionaron
    de manera adecuada QuakeAlert (Canadá) , Earthquake Sensor (Taiwán) , Earthquake Alarm (China) y
    GeoGraph (Japón). Solamente permanecieron mudas Mr. Quake (EE.UU), Earthquake Warning Clock (Taiwán) y
    SOS-Life (Alemania).

               SISMO DEL 20 DE MARZO DE 2012

    A las 12:02 horas, el Sistema de Alerta Sísmica enviaba su señal a los radiorreceptores en modo preventivo. La
    alerta no se emitió por las radiodifusoras afiliadas en el Valle de México y el de Toluca. A pesar de que el epicentro
    se localizó en Ometepec y no en las costas de Guerrero, el SAS logró anticiparse al sismo con unos 45 segundos a la
    llegada del movimiento de tierra a la Ciudad de México. Se trata del mayor terremoto ocurrido en México desde los
    ocurridos el 19 y 20 de septiembre de 1985. Con una medición final de 7.4 grados, al Servicio Sismológico
    Nacional le costó mucho trabajo atreverse a establecer la magnitud real y lanzó un tímido 6.5 que no correspondía -en
    lo absoluto- a lo que experimentaron los mexicanos que habitan el estado de Guerrero y el Distrito Federal. Mientras
    el SSN se enredaba con sus cifras, el mundo entero recibía los informes del Insituto Geológico de los Estados Unidos
    (USGS) que inicialmente lo calculó en 7.6, causando toda clase de especulaciones en México. La cadena CNN y su
    filial CNN en Español, iniciaron una extensa cobertura del evento y de pronto Reuters informó de un nuevo cálculo
    de 7.9 grados. CNN comenzó a difundirlo y el SSN finalmente se atrevió a establecer la magnitud en 7.8 grados. Para
    ese momento, el USGS lo fue reduciendo hasta llegar a 7.4 grados. Un par de días después, el SSN terminaría
    adoptando dicha medición final.

    La desinformación que propició el Servicio Sismológico Nacional, se tradujo en toda suerte de rumores a través de
    las redes sociales -Twitter y Facebook- y recordó aquellos momentos de confusión -y ocultamiento de información
    intencionado- de la administración de Miguel de la Madrid. Pero también produjo un guiño con la curiosa apropiación
    que suele hacer el presidente venezolano Hugo Chávez cuando se trata de difundir magnitudes sísmicas. Muy
    lamentable que suceda algo así, después de lo que pasó México hace casi 27 años y ante el irrefutable hecho de que
    México es uno de los países con mayor ocurrencia de fenómenos sísmicos. En CNN en Español, Cinna Lomnitz
    sostuvo que el error cometido en México es que se sobredimensionó la magnitud del evento y después tuvo que
    actualizarse a la baja. Sin embargo, cabe recordar que el Servicio Sismológico Nacional lanzó una medición inicial
    de 6.5 grados, que dista muchísimo de la medición final de 7.4, así que volvemos al punto de partida. En cuanto al
    lamentable fenómeno que tuvo lugar en las redes sociales, se explica por la falta de información por parte del SSN, de
    Protección Civil y la Secretaría de Gobernación. A falta de información, los rumores brotan sin control.

    Nuevamente hay que hacer énfasis en que nadie puede predecir un sismo y la prueba de ello es Japon, el pais mas
    avanzado en el tema y que fue tomado por sorpresa en marzo de 2011.

    El sismo, en la zona del lago de la Ciudad de México, se prolongó cerca de 5 minutos, aunque las vibraciones más
    violentas ocurrieron en el primer minuto y medio. Comenzó con suaves movimientos oscilatorios -imperceptibles para
    muchos- y después comenzaron las violentas sacudidas que causaron alarma en la población mexicana que lo
    resintió.  En el estado de Guerrero, unas 800 casas resultaron seriamente afectadas y diversas edificaciones de los
    estados de Tlaxcala y Oaxaca, así como el Distrito Federal. En la Ciudad de México, el suministro eléctrico se cortó -
    minutos después- en varias zonas. El servicio de telefonía celular presentó numerosas fallas por parte de todas las
    operadoras que se vieron sobresaturadas. Igualmente, las líneas de Telmex se bloquearon en algunas zonas. Axtel y
    Cablevisión no presentaron problemas. Por otra parte, amplias zonas de la capital mexicana se quedaron sin
    suministro eléctrico, pues la red actual -en manos de la CFE- sigue presentando muchas de las fallas que existían en
    tiempos de CLyFC, en varias zonas de la Ciudad de México.

                RÉPLICA SÍSMICA DEL 2 DE ABRIL DE 2012

    El SAS-Sistema de Alerta Sísmica sumó un nuevo éxito a las 12:36 horas del 2 de abril de 2012, cuando un sismo
    calculado en 6 grados de magnitud, sacudió la Ciudad de México y los estados de Tlaxcala, Oaxaca, Guerrero y
    Estado de México, principalmente. Con unos 50 segundos de anticipación, la señal del SAS llego a la capital
    mexicana en modo Preventivo, ya que el epicentro se localizó fuera de la Brecha de Guerrero. Aunque el sismo fue de
    magnitud media y en un horario de vigilia, mucha gente no lo percibió en diversas zonas de la capital. Sin embargo,
    en las Lomas de Chapultepec, enclavada en lecho rocoso, se sintió con fuerza. Se trató de una réplica del sismo del
    20 de marzo, la mayor hasta ahora, sin provocar víctimas ni daños materiales. Solamente objetos colgantes se
    balancearon sin mayores consecuencias. Las redes de telefonía celular se cayeron nuevamente, la telefonía fija de
    Telmex no presentó tanta saturación y el suministro eléctrico de la CFE fue interrumpido durante horas en algunas
    áreas de la Ciudad de México. El punto sobresaliente es que el Sistema de Alerta Sísmica ha demostrado su
    efectividad y, sobre todo, la imperiosa necesidad de realizar mayores inversiones para ampliar su cobertura y
    proteger así no sólo a la Ciudad de México, sino a todas aquellas entidades fincadas en zonas epicentrales. Cabe
    destacar que en esta ocasión, el suministro eléctrico no presentó fallas durante o después del sismo, en la capital
    mexicana. Por otra parte, las redes de telefonía celular sí presentaron fallas por saturación de líneas. El 3 de abril, se
    hizo el anuncio de que el Gobierno del Distrito Federal habría desarrollado una App (aplicación) gratuita que
    transmitiría el anuncio del Sistema de Alerta Sísmica a través de los dispositivos BlackBerry de la empresa RIM.
    Por lo pronto, quedarían excluidas las plataformas Android y iPhone, puesto que ninguna de ellas pudo garantizar un
    tiempo de redistribución de la señal, menor a 5 segundos, que es lo deseable para aprovechar el alertamiento
    temprano con que cuenta la capital mexicana. Por otra parte, se aseguró que en un lapso no mayor a dos meses,
    quedarán interconectadas las llamadas "columnas sísmicas" a la red del SAS.

                   SISMO DEL 11 DE ABRIL DE 2012

    A las 17:55 horas, un movimiento telúrico de 6.4 grados, con epicentro en el estado de Michoacán, llegaría hasta la
    capital mexicana, donde sería sentido en algunas zonas y pasaría desapercibido en otras. En el área centro de la
    Ciudad de México, las ondas sísmicas llegaron suavemente, causando nerviosismo entre las personas que pudieron
    sentirlo. El Sistema de Alerta Sísmica no lo anunció, puesto que se produjo fuera de los estados de Guerrero y
    Oaxaca.  

                    HONOR A QUIEN HONOR MERECE

    Marcelo Ebrard Casaubón cierra con broche de oro su gestión como jefe de gobierno del Distrito Federal,
    anunciando el día 12 de abril de 2012 que los Sistemas de Alerta Sísmica de Guerrero y Oaxaca han quedado
    interconectados, finalmente, luego de una larga espera de varios años. Además, dentro de algunos días más, quedará
    listo y operando el Sistema de Alerta Sísmica de Michoacán y, en un lapso no mayor a dos meses, se integrarán el
    Sistema de Alerta Sísmica de Colima y el Sistema de Alerta Sísmica de Jalisco, gracias al Centro de
    Instrumentación y Registro Sísmico, dependiente de la Fundación Javier Barros Sierra. Se puede decir que es
    el anuncio más importante -en materia sísmica- que se ha hecho en la capital del país desde la propia creación del
    SAS original.

    Por si esto no fuera poco, también se está trabajando ya con el gobierno de Chiapas para la instalación del Sistema
    de Alerta Sísmica de ese estado, cuyos macrosismos también tienen repercusiones en la Ciudad de México. Con
    ello, quedarían monitoreados los seis estados con los epicentros más peligrosos del país en la costa del Pacífico,
    desde Bahía de Banderas hasta la frontera de Chiapas con Guatemala. Sin duda un avance que también beneficiará
    a las capitales de los estados sede.

    En el mediano plazo, también se instalarán sensores en estado de Veracruz, el estado de Puebla y el Eje Volcánico
    Transversal.

                   SISMO DEL 13 DE ABRIL DE 2012

    A las 05:10 horas del viernes -en una semana de muy alta sismicidad-, un nuevo movimiento golpeaba el territorio
    mexicano. Esta vez no se trataba de La Mira, Michoacán, ni de Guerrero Negro, en el Golfo de California, sino de
    Pinotepa Nacional, en Oaxaca. A la misma hora, en las costas de Honshu, Japón, se desarrollaba un sismo de 6
    grados de magnitud. En territorio mexicano, solamente alcanzó 5.2, pero fue suficiente para activar el Sistema de
    Alerta Sísmica de Oaxaca, que envió su señal a la capital del estado y también a la Ciudad de México, dejando así
    constancia de que Oaxaca y Guerrero ya están interconectados para la capital mexicana. El aviso del Sistema de
    Alerta Sísmica, en modo preventivo, se dio unos 70 segundos antes de que las primeras vibraciones fueran
    perceptibles. Sin embargo, el movimiento fue muy suave, como el paso de un camión en la calle y ninguno de los
    dispositivos electrónicos se activó. Poco después de las 08:00 horas llegaba la réplica, que fue prácticamente
    imperceptible, pero muy bien anunciada por el Sistema de Alerta Sísmica que se ha anotado una serie de éxitos
    muy contundentes en el anuncio temprano de sismos moderados a fuertes, durante los últimos años.

                   SISMOS DEL 1 DE MAYO DE 2012

    A las 11:37 horas un movimiento de tierra se originaba cerca de Altamirano, Guerrero. Con una magnitud calculada
    en 5.6, el sismo sorprendió a gran parte de los habitantes de la capital mexicana, especialmente en el área del centro.
    A pesar de que el terremoto se originó en el estado de Guerrero, el Sistema de Alerta Sísmica no emitió su señal
    Preventiva, mucho menos la señal Pública, debido a que el sismo se originó dentro del continente y no en las costas,
    que es donde se encuentran localizados los sensores. Se podría decir que el movimiento telúrico se sintió de leve a
    moderado en la capital mexicana. También fue percibido en el estado de Puebla, Jalisco, MIchoacán e Hidalgo.
    Aunque los algunos de los dispositivos electrónicos lo detectaron, fue hasta unos pocos segundos después de que se
    percibió en la capital mexicana. A las 17:43 un segundo sismo se originaba en territorio mexicano. Esta vez se
    trataba de las costas del estado de Chiapas, alcanzando una magnitud de 6.1 grados. El movimiento de tierra se
    sintió con fuerza en San Cristóbal de las Casas y muy levemente en Tuxtla Gutiérrez, capital del estado, y la Ciudad de
    México, donde fue percibido por muy poca gente. En este caso, tampoco se activó el Sistema de Alerta Sísmica ni los
    dispositivos electrónicos.

                   SISMO DEL 22 DE SEPTIEMBRE DE 2012

    Luego del megasimulacro sísmico nacional, en el que participaron más de una decena de estados de la República
    Mexicana, el 19 de septiembre, en que El{ias Moreno Brizuela. cabeza de Protección Civil del Distrito Federal,
    consideró un logro que la Ciudad de México estuviera mejor construida que Puerto Príncipe, en Haití -el país más
    pobre del planeta y carente de reglamentos de construcción- y los pueblos montañeses de China (en vez de tomar
    como modelos de referencia a países como Chile y Japón) el sábado 22 muchos habitantes del Distrito Federal
    fueron despertados a las 07:29 con el tradicional sonido del Sistema de Alerta Sísmica, a traves de los
    radiorreceptores Sarmex de tipo NOAA, que anunciaban la próxima llegada de un sismo proveniente de las costa de
    Oaxaca. El movimiento de tierra tenía una magnitud de 5.4, pero una profundidad de casi 40 km en su epicentro, lo
    que amortiguó sus efectos.  El SAS alertó a la población de la Ciudad de México con más de un minuto de antelación.
    El sismo se sintió con cierta intensidad en las colonias Roma y Condesa y en el resto de la ciudad pasó casi
    desapercibido. Ninguna alarma electrónica funcionó, pero sí se mecieron suavemente algunos objetos colgantes. Con
    epicentro en Pinotepa Nacional, el movimiento de tierra tuvo un efecto fuerte en Chilpancingo, Guerrero, sin causar
    víctimas ni daños materiales.

        SISMO DEL 29 DE SEPTIEMBRE DE 2012

    A las  02:11 horas, un movimiento de tierra con epicentro en Pinotepa Nacional, Oaxaca, nuevamente se aprestaba a
    sacudir una gran parte del sureste y centro del país, alcanzando una magnitud de 5.5 grados. Esta vez no funcionó el
    Sistema de Alerta Sísmica ni las alarmas electrónicas, aunque fue claramente perceptible en colonias como la
    Roma, Condesa y el norte de la Del Valle. También pudo percibirse en el norte, en colonias como Lindavista.

                 SISMO DEL 7 DE NOVIEMBRE DE 2012

    A LAS 10:35 horas, un terremoto se originaba en las costas de Guatemala. Como sucedió el 20 de marzo anterior, el
    Servicio Sismológico Nacional entró en un estado de confusión debido a una deficiente instrumentación de su red
    de acelerógrafos, que llevó a su personal a creer que se habían producido dos movimientos de tierra distintos, uno en
    Chiapas y otro en Oaxaca; a éste último se le atribuyó una magnitud de 6.3 grados como parte de un cálculo erróneo.
    El USGS de Estados Unidos y otros institutos geológicos internacionales se negaron a aceptar los cálculos del SSN,
    que terminó desdiciéndose unas horas después, para aceptar públicamente que se había tratado de un error de
    interpretación por una activación surgida en los equipos instalados en Oaxaca y que, en efecto, se trataba de un solo
    sismo originado -según ellos- en las costas de Chiapas. Sin embargo, unos kilómetros de diferencia cuentan y el
    USGS y organismos internacionales de geogología se mantuvieron en lo dicho: El terremoto se había originado en las
    costas de Guatemala y no en México. Así que la idea de que tuvo lugar cerca de Ciudad Hidalgo, en el estado de
    Chiapas, sólo es válida para el SSN y no para el resto del mundo. Sorprende mucho que en un mismo año el Servicio
    Sismológico Nacional haya presentado tantas fallas. Por otra parte, la señal del Sistema de Alerta Sísmica no se
    activó en la Ciudad de México, a pesar de que en muchas colonias fue claramente perceptible, con movimiento de
    objetos colgantes. Lo que sorprende, en este caso, es que sí se activó el Sistema de Alerta Sísmica Oaxaqueño
    (SASO) y, a pesar de que supuestamente ya está interconectado con el de la capital mexicana, no se emitió
    alertamiento alguno. Hasta ahora no existe una razón clara para ello pero, aparentemente, las presiones de Krishna
    Singh en el sentido de que el SAS debería activarse por intensidad acelerográfica estimada y no por magnitud, han
    tenido peso. Ciertamente, no se trató de un sismo destructor en la Ciudad de México (aunque en los pueblos
    montañeses de Guatemala hubo pérdidas humanas y materiales) y si esto refuerza la idea de dicha reconfiguración,
    se podría hablar de un cierto avance pues el Sistema de Alerta Sísmica estaría alertando únicamente sobre
    terremotos peligrosos, descartando aquellos que no representan peligro para la capital mexicana. Sin embargo, la
    explicación que ofreció el SAS a esta omisión es que no se trató de un sismo originado en las costas de Guerrero.
    ¿Pero no había anunciado Marcelo Ebrard que ya estaban interconectados los sistemas de Guerrero y Oaxaca hace
    unos meses? De hecho, había funcionado con algunos sismos oaxaqueños en zonas limítrofes entre ese estado y
    Guerrero. Quedan muchas preguntas sobre este caso y el manejo que se le está dando al SAS. El sismo llegó
    suavemente a la Ciudad de México. Fue perceptible especialmente en la zona centro, aunque también hay reportes
    en lugares de subsuelo rocoso como las Lomas de Chapultepec. El movimiento fue rítimico, sin cambios de dirección,
    y nada violento. Ninguna alarma electrónica se disparó pues la intensidad con que llegó hasta la capital mexicana no
    fue suficiente para activarlas. Sin embargo, el movimiento fue claramente perceptible en el área centro, pero de haber
    ocurrido en la madrugada, habría resultado imperceptible para la población durmiente.

         SISMO DEL 15 DE NOVIEMBRE DE 2012

    A las 03:20 horas, un sismo de magnitud 6 tenía su origen en Tlalchapa, Guerrero, casi en la frontera con el Estado de
    México. Ya que la distancia entre ese punto geográfico y las costas de Guerrero era prácticamente la misma con
    respecto a la Ciudad de México, la ventaja concedida por el Sistema de Alerta Sísmica fue mínima, pero aun así
    efectiva. Unos dos o tres segundos antes de que se percibieran las primeras vibraciones, la señal del SAS se
    activaba en la capital mexicana. Los movimientos sísmicos fueron vigorosos y lograron despertar a una gran parte de
    la población -inclusive en zonas de subsuelo rocoso- cuando no tuvieron acceso a la Alerta Sísmica. Mucha gente
    evacuó edificios, sobre todo en colonias de la zona centro, como la Roma, donde la energía eléctrica se interrumpió
    durante poco más de una hora. En esta ocasión, el sismo fue capaz de activar diversos dispositivos electrónicos,
    como Earthquake Alert, EQ Earthquake Alert, Quake Alarm, Quake Awake y GraGraph, que marcó una
    intensidad de 3.1 en la escala japonesa de 7 puntos. El sismo no causó daños materiales ni víctimas en la Ciudad de
    México. Únicamente dos heridos por caída al correr, en Guerrero, y ligeras fisuras superficiales en el Palacio de
    Gobierno de Morelia, en Michoacán. Nuevamente, el Servicio Sismológico Nacional se mostró incapaz de responder
    eficientemente a las necesidades informativas de la población mexicana, sobre todo aquélla que se había visto
    afectada por el fenómeno geológico. De manera similar, Televisa tardó un poco en cubrir el evento, al igual que CNN
    en Español. Otras empresas, como Televisión Azteca, ni siquiera lo intentaron. Ante los vacíos informativos, el
    Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS) se convirtió en la fuente más confiable de datos. Las redes
    sociales como Twitter y Facebook también cubrieron los huecos informativos, junto con algunas estaciones de radio.

           SISMO DEL 26 DE MARZO DE 2013

    A las 07:04 horas un sismo se producía en la frontera de los estados de Guerrero y Oaxaca. Con una magnitud de 5.6,
    el movimiento telúrico provocó la activación del Sistema de Alerta Sísmica Mexicano, que alertó a la Ciudad de
    México con mas de 60 segundos de anticipación a la llegada del temblor de tierra. Las oscilaciones fueron muy
    suaves y solamente los objetos colgantes se balancearon. En edificaciones de más de 4 pisos el sismo fue
    perceptible, aunque muy leve. Ninguna alarma electrónica se disparó ante la suavidad de los movimientos.

           SISMO DEL 4 DE ABRIL DE 2013

    A las 19:58 horas, un sismo de 5.4 grados de magnitud, con epicentro en Tecpan, Guerrero, no tardo en llegar al
    puerto de Acapulco, al igual que la Ciudad de México. En ambos lugares, fue percibido claramente a partir del piso 4
    aunque, en algunos casos, fue notado a nivel de tierra. En esta ocasión, el SASMEX no anunció la llegada del
    movimiento telúrico pues el algoritmo estimó que sus efectos en la Ciudad de México serían menores. La alarma
    Quake Alarm produjo un par de timbrazos nada más. Algunos medios informaron sobre la caída de un anuncio
    espectacular en la demarcación de Iztapalapa.

            SISMO DEL 16 DE AGOSTO DE 2013

    A las 10:31 horas, el Sistema de Alerta Sísmica Mexicano anunciaba la llegada a la capital del país de un sismo de
    5.1 grados proveniente de Ometepec, en Guerrero. El sismo fue percibido en edificios principalmente y no produjo la
    activacion de alarmas electrónicas en casas o pisos bajos. En los equipos de tipo Weather Radio, ya se dejó de
    emitir el anuncio de "alerta sísmica" que quedó reservado para la radio y la televisión gubernamental.

            SISMO DEL 21 DE AGOSTO DE 2013 Y OTROS SISMOS DE AGOSTO

    A las 07:41 horas llegaba la señal del Sistema de Alerta Sísmica Mexicano. El movimiento de tierra, que alcanzó
    una magnitud de 6.1 es el más grande de una serie de sismos a lo largo del mes de agosto, la mayoría de los cuales
    se sintieron solamente en pisos elevados de los edificios. El de este dia, sin embargo, por su fuerza y duración fue
    percibido por muchas personas en diversas áreas de la capital mexicana. Los movimientos no fueron muy rápidos
    pero sí moderadamente violentos, haciendo que los objetos colgantes se mecieran notablemente. Pocos minutos
    después se produjo una replica de 5.1 grados que fue anunciada a través de las estaciones radiofónicas, pero no por
    los teléfonos celulares y los receptores Weather Radio para frecuencias NOAA.

               SISTEMA DE ALERTA SÍSMICA MEXICANO, UN PASO ATRÁS

         El anuncio de "alerta sísmica" se ha dejado de emitir a través de los receptores de tipo "Weather Radio", lo que no  
         ayuda a determinar rápidamente si se trata de un falso disparo o de un anuncio de
alerta sísmica, lo cual no
         contribuye a la correcta difusión de este importante servicio que -por cierto- se financia en una gran parte con nuestros
         impuestos. Tal pareciera que el
SASMEX quisiera boicotear a las repetidoras del servicio a través de los
         radioreceptores
Weather Radio y los teléfonos celulares, todos los cuales no recibieron el aviso de la réplica que
         siguió al sismo de 6.1 sucedido el 21 de agosto. Si bien el
SASMEX venía acumulando una serie de éxitos con
         algunos tropiezos, esto -sin duda- constituye un lamentable retroceso que ojalá pronto sea corregido.






EQ EarthQuake Alert

Oprima este enlace para ir a la tabla de activaciones de diversos
equipos y dispositivos electrónicos de alertamiento temprano para
sismos, de acuerdo con observaciones de su desempeño en la
Ciudad de México

Islas Vanuatu, agosto de 2010

Video de Weather Watch
Nueva Zelanda
Earthquake Alert

Fukushima, Japón

11 de marzo de 2011